El clásico del fútbol venezolano: FC Barcelona vs. Real Madrid

Fecha de publicación: 29/04/2014

Antes de comenzar debo hacer una aclaratoria: el título que acompaña esta nota no es de mi autoría, lo leí en un tuit hace días y no llega a mi memoria el nombre del autor en este momento, pero creo que refleja bastante bien lo que pretendo expresar en las siguientes líneas.

¿Qué decir que ustedes, estimados lectores; no conozcan sobre el clásico del fútbol español? Los encuentros entre el FC Barcelona y Real Madrid en cualquier competición ya son un evento de carácter mundial, el tercer partido de fútbol más visto en el orbe después de la final de la Copa Mundial de la FIFA y de la final de la Liga de Campeones de la UEFA. La última edición de “el clásico” fue en la final de la Copa del Rey con victoria 2-1 para el cuadro merengue, en un encuentro que fue transmitido a nivel mundial usando 24 cámaras en alta definición, 4 unidades de retransmisión satelital, 3 unidades móviles, más de 150 personas en la parte técnica además de todo el personal de prensa presente en el Estadio Mestalla de Valencia, España.

Final de Copa del Rey

Hasta allí todo bien, pero… ¿Por qué en Venezuela esto sucede en el fútbol y no en el béisbol? Tengo la certeza de que ningún juego de béisbol que se lleve a cabo en cualquier parte del mundo supera en atención a un Caracas contra Magallanes si eres venezolano, incluso si no eres caraquista o magallanero. No hay Yankees contra Medias Rojas que valga, ni Serie Mundial; ni siquiera la final de la pasada edición del Clásico Mundial logró superar tal expectativa en nuestro país. Sólo la mayoría de los encuentros de la selección nacional de fútbol, nuestra querida vinotinto; logra tener el mismo nivel de atención que un encuentro de los eternos rivales en la pelota nacional.

No pretendo comparar peras con manzanas, el béisbol y el fútbol son incomparables desde mi humilde apreciación y cada uno tiene su selecto público. Mi punto es: ¿Por qué si existe una rivalidad histórica en nuestro fútbol como Caracas FC vs. Deportivo Táchira, ésta no genera el mismo efecto que una rivalidad foránea? No proyecto que Caracas y Táchira superen en atención a blaugranas y merengues, lo cual obviamente es complicado más no imposible; sino más bien en buscar los motivos y las causas que generan tal fenómeno en nuestro país. El problema no sólo es Caracas y Táchira, ni tampoco es por falta de fanáticos: es el producto “fútbol nacional” como tal. En la carrera de los grandes deportes profesionales en nuestro país, el fútbol va atrás si comparamos con el béisbol o básquet en términos de crecimiento y calidad en los últimos años. Luego de la Copa América 2007 quedaron 9 grandes estadios para la práctica de la disciplina y nuestro balompié pasó a tener 18 equipos en primera división, una cifra de conjuntos no acorde a nuestra realidad en mi opinión muy personal.

Táchira vs. Caracas

Tuve la oportunidad de ver por unos instantes el juego entre el Deportivo Táchira vs. Caracas FC en Pueblo Nuevo a través de la televisión, y si a un fanático no tradicional del fútbol le muestras la imagen de la tribuna en el momento del pitazo inicial, dudaría que ese partido es el clásico del fútbol nacional. El fanático venezolano es exigente, detallista la gran mayoría y les (o nos) encanta la calidad: una grama descuidada, un jugador inconforme, una mala sentencia arbitral, un estadio sucio o un mal partido aunque parezca no pasa desapercibido. La crítica no es contra rojos o aurinegros, ni contra el partido que ejecutaron este domingo; es contra toda la estructura futbolística de nuestro país que debe mejorar si queremos ver domingo a domingo mejores asistencias a los estadios, ratings de televisión elevados y que el fútbol no sea simplemente una moda cuando a un equipo le vaya bien.

Los equipos que logran obtener importantes triunfos son efímeros, hay varios casos para contar; mientras que es constante saber de los problemas económicos, políticos o de cualquier índole que padecen los equipos profesionales como si se tratase de cualquier venezolano. Ciertamente, los inconvenientes financieros los podemos padecer todos en algún momento pero si no se toman cartas en el asunto con seriedad y compromiso jamás se podrán superar. Más allá de nuestras fronteras los equipos del fútbol venezolano tampoco trascienden en los torneos internacionales donde participa, el fútbol de nuestra liga local y el fútbol de nuestras selecciones nacional son diametralmente opuestos. Y hay que hacer algo pronto, no es que exista y jugar una primera división por jugarla; porque el talento lo hay en todas las categorías y éste no puede ni debe ser desperdiciado, nuestra última mayor alegría futbolísticamente hablando provino de un grupo de chiquillas de menos de 17 años que nos demostraron que cuando hay voluntad todo es posible.

Estoy consciente de que no estoy descubriendo el agua tibia, pero hay que decirlo ya que es preferible que callar y todo siga igual. Cuidar los detalles, por minúsculos que parezcan; es la tarea que deben proponerse y cumplir todos los actores del balompié criollo: desde lo más alto de la FVF, pasando por directivos, técnicos, jugadores, gente de los medios de comunicación y demás, hasta el humilde utilero u obrero de cada estadio o equipo de nuestro fútbol. Es un cambio de mentalidad avalado por hechos y acciones contundentes para mejorar, pero la decisión es de cada quien que pueda hacer algo por nuestro fútbol. Sino seguiremos viendo grandes estadios vacíos y abandonados, poco interés en la liga por parte de los fanáticos y que cuando se enfrenten el Real Madrid contra el Fútbol Club Barcelona éste siga siendo, irónicamente; el clásico del fútbol venezolano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *